CRAB APPLE: Purificación y limpieza ©

Share on Pinterest
Compartir a amigos










Enviar

Crab Apple es el limpiador físico y psíquico del repertorio Bach.
Nos libera de todo aquello que nos es ajeno, de lo que nos hace sentir sucios o avergüonzados.
Elimina el aparente desencuentro entre los deseos espirituales y corporales.
Considerado por algunos el «antibiótico» de las flores de Bach, nos ayuda también a combatir infecciones.
Crab Apple está representado por el arquetipo de «la Purificación»

Aspectos psicológicos:

La personalidad Crab Apple es meticulosa, centra su atención en el detalle. Se sobreinteresa por la perfección de lo pequeño, perdiendo el sentido de la proporción. Crab Apple ve más la manchita gris de la camisa blanca que el resto de la blancura de la camisa. Le obsesiona el orden y la limpieza.

En sus vacaciones por el sur de Francia la familia Sainz visita una cueva con un gran valor geológico y prehistórico. 
Conforme avanzan hacia el interior aparecen frente a sus ojos enormes galerías con caprichosas formaciones minerales en techos y paredes, estalactitas y estalagmitas de todos los tamaños. Una de estas bóvedas es especialmente importante, ya que tiene pinturas rupestres del paleolítico superior. 
Terminan el recorrido y todos, excepto Elisa, la hija mayor, quedan impresionados. El olor a sudor de algún compañero del grupo que sólo ella detecto, algunos papeles en la entrada de la cueva y el suelo ligeramente lodoso del interior, le hicieron vivir otra experiencia.

La persona en estado Crab Apple negativo puede presentar algo que podríamos llamar “hipocondría de contagio”, es decir, un miedo desproporcionado a las infecciones causadas por microorganismos o por cualquier tipo de contacto con los demás.

Desde la adolescencia Sergio tiene una compulsión, se lava las manos unas 12 veces al día. Además, evita al máximo saludar de beso, incluso de mano, a los demás. Si alguien estornuda le dan ganas de salir corriendo. Por fin se anima a buscar ayuda porque Ximena, su novia, le ha puesto un ultimátum: “O buscas ayuda con un profesional o hasta aquí hemos llegado”, ella simplemente no comprende que todavía no haya querido besarla  después de medio año de noviazgo.

Otro posible síntoma Crab Apple consiste en sobredimensionar la importancia de algún defecto físico, real o imaginario, en uno mismo.

Michael, un cantante de música pop, tuvo que soportar de niño la desaprobación constante de su padre. El cual, entre otras cosas, acostumbraba decirle en todo momento que su nariz era demasiado ancha.
 Al llegar a la edad adulta, insatisfecho con sus rasgos afroamericanos, decidió operarse la nariz una y otra vez hasta prácticamente borrarla de su cara. No importaba cuantas veces lo hiciera, de la misma manera que una persona anoréxica siempre se ve gorda frente al espejo a pesar de estar en los huesos, él siempre vio en su cara esa nariz gorda que representaba la no valía ante los ojos del padres, y en última instancia, la imposibilidad de amarse incondicionalmente a sí mismo.

La escrupulosidad moral es otra posibilidad en un desequilibrio Crab Apple.

Purita es una mujer de 47 años, católica, muy devota. Siempre le ha preocupado mantenerse casta y pura. De esto depende su sentido de valor personal más que de ninguna otra cosa. 
El mecanismo de la represión trabaja a marchas forzadas cuando se acerca peligrosamente a la consciencia algún sentimiento sexual que pueda hacerla sentir sucia. Y lo que no consigue la represión, lo hace la confesión. Acostumbra visitar el confesionario una vez por semana. Algunos sacerdotes le han dicho que no es necesario acercarse al sacramento con tanta frecuencia, pero ella prefiere cambiar de confesor antes que posponer su próximo encuentro con la oportunidad de limpiar su alma.
AUTOR: Miguel Ángel Barquín
Publicado en la revista CREESER

Te invitamos a leer nuestro artículo anterior UNA REALIDAD VIBRACIONAL

Gracias por tu atención

Categories: Articulos

Deja un comentario