TERAPIA FLORAL, ¿una profesión malagradecida? ©

Share on Pinterest
There are no images.
Compartir a amigos










Enviar

Psicoterapia flores de bach

Seguramente muchos colegas coinciden conmigo en pensar que la práctica de la terapia floral es de muchas maneras gratificante. Lo que tal vez no sea tan fácil es que los terapeutas florales hablemos abiertamente de sus inconvenientes. Probablemente por temor a que se nos considere incongruentes o ineficientes en nuestro trabajo, o quizá, si la queja va dirigida al aspecto económico, a parecer materialistas o poco altruistas.

Yo mismo reconozco haber escrito casi siempre desde la actitud de un VERVAIN entusiasmado por la terapia floral, poniendo el acento en los aspectos positivos.

En esta ocasión me animaré a hacer algo diferente, exploraré una postura polar, más pesimista (GENTIAN) y crítica (BEECH). Incluso sazonaré el artículo con un poco de victimismo (CHICORY) amargura (WILLOW) para darle un toque picante que realce su sabor y provoque alguna controversia y motivar a la participación.

Los desencantos de la terapia floral

Gratificante sí, pero malagradecida, probablemente también. Sin duda la terapia floral merece el primer calificativo, pero el segundo no está del todo sobrado si pensamos en sus inconvenientes:

  • Desconocida para mucha gente y para otros mal conocida y prejuzgada. Se la confunde con infusiones relajantes, aromaterapia,  psicología para plantas…, o se le acusa de ser placebo, charlatanería o una de tantas terapias de la nueva era.

  • Al igual que muchas otras terapias ajenas al negocio de la industria farmacéutica, no está reconocida oficialmente por los ministerios de educación o de salud de casi ningún país del mundo.

  • En general la gente considera justo el costo promedio correspondiente a una consulta alopática,  resultándoles en muchos casos excesivo pagar la mitad por una consulta floral, que además de ser mucho más larga, incluye el medicamento. Esto hace que vivir de la terapia floral sea muy difícil.

  • Otra comparación la hago con la psicología debido a que es una disciplina afín a la terapia floral (en cierta forma complemento o competencia, según se mire). Normalmente se acepta y entiende que un proceso psicoterapéutico se desarrolle a través de consultas semanales. En el caso de la terapia floral, por la eficiencia del frasco para dar continuidad al proceso terapéutico (o porque la lógica del medicamento dice que hay que volver cuando éste se haya terminado) las consultas suelen ser más espaciadas, por lo que, en la práctica, un terapeuta floral requiere tener aproximadamente 3 o 4 veces más pacientes que un psicólogo para cubrir su tiempo de consulta.

  • No es mi intención contrariar a nadie pero los terapeutas florales sabemos que una fórmula floral bien indicada en la primera sesión puede alcanzar objetivos terapéuticos equiparables a varias sesiones de psicoterapia. No son pocos los consultantes que al sentirse bien con este primer frasco, abandonan la continuidad del proceso terapéutico (Los terapeutas florales nos enteramos que les fue bien cuando nos llega alguien recomendado por ellos).

  • Las flores de Bach son remedios poderosos y profundos, pero sutiles y sencillos. Gustan, salvo casos excepcionales,  de actuar de manera silenciosa, sin aspavientos. Como los buenos maestros, los que sin protagonismos favorecen la transformación de sus discípulos sin ellos apenas notarlo, como si hubiera sido la vida, y sólo la vida, la que los movió hacia la consciencia y la sabiduría. Por esta razón, con frecuencia, ni las flores de Bach, ni la terapia floral, ni el terapeuta, reciben el justo reconocimiento por parte del consultante: “Mi hijo está mejor, gracias, aunque coincide también que le quitamos el chupón y eso creo que le ayudó a madurar” “Reconozco que estoy más tranquilo, pero también es verdad que me fui 3 días a la playa y eso me desestresó mucho” “Ah, pues ahora que lo dices, caigo en la cuenta de que no me ha vuelto a doler… de hecho ya se me había olvidado” “Pues pensándolo bien hace tiempo que no discuto con mi marido… mmm… tal vez sí ayudaron en algo las flores”.

No sé, quizás el malagradecido soy yo diciendo que la terapia floral es una profesión malagradecida. Tal vez debería limitarme a llamar la atención sobre esa sabiduría siempre sorprendente de las flores de Bach que alcanza para todos, incluso para cuidar de su propio ego al terapeuta floral.

Invitación a participar en el foro

¿Qué opinas de todo esto? ¿Crees que el encuadre terapéutico puede evitar algunas de estas situaciones? ¿Piensas que un terapeuta floral debe trabajar sólo por el gusto de ayudar a los demás o consideras que, además, su trabajo debería ser suficientemente remunerado? ¿Te parece una banalidad que el terapeuta necesite que la eficiencia de los remedios florales y los méritos de su trabajo sean reconocidos?  

Participa en nuestro foro (abajo)

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Miguel Ángel Barquín, y la página donde fue inicialmente publicado,www.preesencia.mx

Categories: Articulos

12 Comments

  1. maria virginia
    maria virginia On abril 22, 2015 at 5:16 pm Responder

    Desde ya que no concuerdo con los conceptos vertidos.Un terapeuta siempre tendra consultantes que abandonan sin explicacion.Las disciplinas complementarias,todas, trabajan por ser tomadas con seriedad, no solo la terapia floral.Tambien es responsabilidad del terapeuta darle un marco de seriedad y tener un encuadre terapeutico para con el consultante.Hace 10 años que soy terapeuta floral,cualquier actividad es malagradecida si el que la realiza no esta bien ubicado en su rol.

    • Miguel Angel Barquín
      Miguel Angel Barquín On abril 22, 2015 at 6:14 pm Responder

      Muchas gracias María Virginia por tus comentarios.
      Me dio gusto leerte. Parte de la intención de este artículo es provocar y parece que se cumple el objetivo.
      Totalmente de acuerdo contigo en lo del encuadre.
      Una pregunta, ¿hay algún concepto vertido con lo que sí estés de acuerdo?
      Saludos desde México

  2. Alejandro
    Alejandro On abril 23, 2015 at 10:16 pm Responder

    A mi me quisieron cobrar 350 pesos cuando en otro lugar me cobraorn 150.
    Pienso que a veces cobran tanto que la gente no tiene acceso a esta terapia.

    • Miguel Angel Barquín
      Miguel Angel Barquín On abril 23, 2015 at 11:32 pm Responder

      Gracias Alejandro por tu opinión, que de hecho secunda uno de los temas expuestos en el artículo: Una consulta alopática de 15 o 20 min dificilmente te costará menos de $700 pesos, sin embargo a ti $350 pesos por una hora de terapia floral (es lo que suele durar) con frasco incluido, te pareció excesivo. ¿Qué pasa con la terapia floral? ¿Por qué está tan infravalorada para la gente en general?

  3. Pily
    Pily On abril 24, 2015 at 9:29 pm Responder

    Completamente de acuerdo contigo Miguel Ángel .

  4. enrique flores
    enrique flores On abril 25, 2015 at 7:13 pm Responder

    Hola! En cierto modo estoy de acuerdo contigo creo solo falta tiempo para que la Terapia Floral pueda ser reconocida como corresponde, tanto por los organismos reguladores como por las personas. Para que eso ocurra debemos ser pacientes y perseverantes, esos puntos un poco desfavorables son nada al lado de todo el potencial que tiene la Terapia Floral, un medio de sanación tan sencillo, tan noble que puede estar al alcance de todos, es responsabilidad nuestra, los terapeutas el darle el lugar que se merece y seguir en este camino. Un abrazo.
    Enrique Flores

    • Miguel Angel Barquín
      Miguel Angel Barquín On abril 25, 2015 at 9:50 pm Responder

      Muchas gracias Enrique por tus comentarios. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
      Un abrazo

  5. valeria
    valeria On abril 27, 2015 at 12:39 pm Responder

    Totalmente de acuerdo!!! ademas de ser mal agradecida veo que casi nadie las conoce y sabe de que se trata la terapia floral!!o piensan que es brujería en mi opinión tendrían ademas de ser reconocidas mas campañas contando de que se trata para así las personas las puedan conocer!!

  6. SOFIA AVENDAÑO
    SOFIA AVENDAÑO On mayo 4, 2015 at 4:47 pm Responder

    LO QUE YO HE OBSERVADO POR UN LADO, ES QUE LA MAYOR PARTE DE VECES QUE UNA PERSONA SE SIENTE MAL, LO QUE REALMENTE LE INTERESA ES QUITARSE ESE MALESTAR Y NO SABER MAS DE EL. MUCHO PORQUE ASI LO APRENDIO Y MUCHO MAS PORQUE DIFICILMENTE LLEGA A CUESTIONAR QUE LE PUEDE ESTAR DICIENDO DICHO MALESTAR, PUES ESO IMPLICA UN COMPROMISO PERSONAL REFLEXIVO Y DE MAS RESPONSABILIDAD Y POR OTRO: EL HECHO DE QUE AL NO PROVOCARLE, LAS FLORES POR LO REGULAR NINGUNA REACCION VIOLENTA, YA QUE SU POTENCIALIDAD ES CASI IMPERCEPTIBLE, CREEN QUE NO LES HACE NINGUN EFECTO, AUN CUANDO VIVEN CAMBIOS SE LOS ATRIBUYEN A CUALQUIER OTRA CIRCUNSTANCIA, MENOS AL HECHO DE QUE TOMARON TERAPEA FLORAL, ESTO HACE QUE EN MUCHOS CASOS SE TOMEN “UNAS GOTITAS” POR NO DEJAR PERO NI SIGUEN LAS INSTRUCCIONES NI CREEN EN ELLAS, AUMENTANDO ASI LA CANTIDAD DE PERSONAS QUE DESCALIFICAN TAN EXTRAORDINARIO TRATAMIENTO CURATIVO. CREO QUE DEBEMOS AUMENTAR LOS CONOCIMIENTOS Y SUSTENTOS RESPECTO QUE SI ACEPTAS QUE TODO ES ENERGIA (ACTUALMENTE INCUESTIONABLE) ENTONCES PORQUE NO CREER EN FRECUENCIAS VIBRATORIAS QUE TE PUEDEN GENERAR BIENESTAR Y REORDENAMIENTO INTEGRAL.

    • Miguel Angel Barquín
      Miguel Angel Barquín On mayo 4, 2015 at 9:03 pm Responder

      ¡Gracias por tu aportación Sofía! Totalmente de acuerdo contigo… Leyéndote hasta me dieron ganas de añadirle al artículo algún punto más.
      Abrazo

Deja un comentario