WILLOW: Del resentimiento a la reconciliación ©

Share on Pinterest
There are no images.
Compartir a amigos










Enviar

resentimiento enojado

Estado emocional Willow
La persona en estado Willow negativo se siente víctima del destino. Siente que ha sufrido más que los demás y de manera injustificada. Simplemente la vida, el universo, o el mismo Dios traen algo contra ella, algo personal. Esta percepción de la realidad se hace acompañar, como es de esperarse, de un resentimiento crónico, y una marcada propensión a la amargura.

Si un Willow en desequilibrio pusiera en palabras lo que siente diría algo así:
“Pobre de mí, me tocó la mala suerte de sufrir más que los demás. De ahí que todos, si existe una justicia universal, están en deuda conmigo, y si la vida no me compensa lo que hasta ahora ha sucedido, justo sería que al menos sufrieran como yo”.

Este sentimiento de acreedor ante el mundo es muy característico de este estado. No importa que tan grande sea el favor que le hagas a un Willow, difícilmente se sentirá agradecido.

Probablemente habrás escuchado definir al resentimiento como “el veneno que yo me bebo esperando que tú te mueras”. Este es el gran desatino de Willow, se procura un mal a sí mismo con la amargura del que desea el mal del otro.

A los ojos de los demás es muy claro que la víctima y el verdugo son la misma persona, pero los mecanismos de defensa de Willow lo incapacitan para darse cuenta de esto. Reconocer que sus propios errores o defectos son los causantes de su desgracia no sólo minaría su autoimagen, sino que se vería comprometido a cambiar, teniendo que renunciar al victimismo, ese bastón psicológico del que se a vuelto dependiente.

Es entendible que salir de un estado Willow negativo sea muy difícil, sin embargo, la información contenida en la vibración del Sauce (Willow) puede ayudar mucho a este proceso.

El remedio ablanda el corazón facilitando el perdón y el autoperdón, aporta optimismo permitiendo ver el lado positivo de la realidad, nos reconcilia con la vida y nos ilumina en cuanto a una gran verdad: cada uno es responsable de su propia felicidad o infelicidad.

Willow se nota 
Sergio, un niño de 9 años, entra en el consultorio casi arrastrado por su madre. Su mensaje no verbal es todo un poema: el ceño fungido, labios hacia fuera (como queriendo alcanzar la punta de su nariz), el mentón casi tocando el pecho, los hombros hacia delante. Se deja caer en el sillón al tiempo que cruza los brazos…

Autor: Miguel Ángel Barquín
Publicado en revista CREESER

Te invitamos a leer nuestro artículo anterior CRAB APPLE: Purificación y limpieza

Gracias por tu atención

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Miguel Ángel Barquín, y la página donde fue inicialmente publicado,www.preesencia.mx

Categories: Articulos

Deja un comentario