¿En qué casos está indicada la terapia floral?

La terapia floral se recomienda ampliamente a todas las personas en todo momento ya que es un excelente instrumento facilitador de la vida y del crecimiento personal. Sin embargo, debe tomarse especialmente en cuenta cuando atravesamos por algún tipo de crisis afectiva o buscamos superar algún estado emocional negativo.

¿Cuáles son esas crisis o estados afectivos negativos?

Cualquier situación mental, emocional o rasgo de personalidad que nos limite, afecte nuestras relaciones o nos haga sufrir. Ejemplo: obsesiones, depresión, miedos, angustia, ansiedad, inseguridad, estrés, pereza, insomnio, cansancio físico o mental, irritabilidad, sentimientos de culpa, apatía, envidia, celos, timidez, falta de voluntad, duelos, adicciones, adaptación a cualquier tipo de cambio, problemas propios de la infancia o la adolescencia, depresión posparto, etc.

¿En qué casos está contraindicada la terapia floral?

Más de 70 años de experiencia en todo el mundo avalan una conclusión: no existen contraindicaciones. Como las flores de Bach son remedios vibracionales (no tiene un principio activo a nivel molecular), pueden combinarse con cualquier medicamento sin ningún riesgo de interacción, ya que actúan a otro nivel. Además todo el mundo puede tomarlas: niños, ancianos, personas enfermas, incluso mujeres embarazadas (de hecho se recomienda).

¿Crean dependencia las flores de Bach?

Los concentrados florales no pueden crear ningún tipo de adicción o dependencia, ya que no contienen ningún componente material (físico-químico) de la planta.

¿Es importante dar flores a los niños?

Distintas corrientes de la psicología reconocen que la mayoría de las psicopatologías tienen su origen en experiencias vividas durante los primeros 7 años de vida. Mucho de esto podría ser evitado si el niño crece desde sus primeros días al cuidado de las flores de Bach.

¿Se puede manipular a una persona mediante el uso de las flores de Bach?

Imposible, las esencias florales solamente pueden armonizar lo que está en desarmonía. Tomar una flor que no se está necesitando es como tomar agua, no produce ningún efecto, ya que no se puede equilibrar más lo que ya está en equilibrio. Lo mismo sucede con las esencias que han terminado de hacer su trabajo, no pueden ir más allá (no por tomar mucho una flor para la depresión, por ejemplo, me pondré eufórico). El tratamiento floral sólo puede incrementar la autenticidad de quien lo toma, es decir, sólo puede favorecer que la persona sea cada vez más ella misma.

¿Se pueden aplicar las flores de Bach a mascotas?

Miedo, agresividad, timidez, convalecencias, celos, tristeza, estrés, traumas, cansancio, entre otros, son situaciones emocionales también frecuentes en los animales. (En presencia.mx podemos preparar fórmulas florales para mascotas a través de una entrevista con el dueño/a)

¿Qué puedo esperar de las flores de Bach?

Cuando las flores están bien indicadas, los primeros efectos benéficos pueden aparecer incluso durante la primera semana.En la medida en que se vayan tratando cuestiones más crónicas el trabajo de las esencias será más lento y sutil. Esta acción suave de las flores (aunque más profunda) en los tratamientos a largo plazo, favorece que algunas personas no sientan nada en especial, sobre todo si esperan cambios ostentosos; pero cuando se detienen un momento a reflexionar, y contrastan el estado actual con el de meses atrás, se dan cuenta que han progresado en el conocimiento de sí mismos, que existen diferencias en su forma de pensar que permiten encontrar mejores soluciones a sus problemas, cambios positivos en su estado de ánimo (tal vez más serenidad y tranquilidad), mejoras en sus relaciones personales y hasta, muy probablemente, en sus síntomas físicos. Frecuentemente son los familiares y amigos del paciente los primeros en advertir el maravilloso cambio de carácter que éste ha tenido.

Share on Pinterest
Compartir a amigos










Enviar
Tienda
Tienda
Las flores de Bach potencian la virtud contraria a cualquier estado emocional negativo: valor contra miedo, alegría contra tristeza, etc.